Los textos de autoayuda como metáfora del mundo antiguo y el moderno

Dedicado a Juan Manuel Ojembarrena, por conseguir que centenares de alumnos amen la Cultura Clásica.

Pablo Ozcáriz
Universidad Rey Juan Carlos

Fuente: http://www.beevoz.com/2014/11/04/los-mejores-libros-de-autoayuda-que-debes-tener-en-tu-biblioteca/
En internet se pueden encontrar innumerables razones por las que se deben potenciar las Humanidades. En mi opinión, el estudio de disciplinas como la Historia o la Filosofía te amueblan la cabeza, te estructuran la mente y te forman cultural y humanamente. ¿Existe una mejor base sobre la que luego plantar los conocimientos técnicos? ¡Ay si la formación humanística y técnica se llevasen bien! Los de letras y los de ciencias seríamos mejores profesionales. Recuerdo que una persona explicó una vez la importancia de aprender matemáticas con el argumento de que las mentes de los niños asimilaban un sistema lógico de elementos intercambiables y que hacía que los niños tuviesen que ejercitar el cerebro como ningún otro sistema pedagógico podía hacerlo. Yo me quedé de piedra porque, sin ser consciente de ello, estaba definiendo las características propias del latín. El latín es una de las lenguas más lógicas que existen, basada en elementos estructurales intercambiables que hace que los que lo aprenden puedan luego acceder a comprender sistemas complejos totalmente diferentes, de todo tipo. Pero parece que no van por ahí los tiros de la educación española.



Y es que los que estudiamos letras podemos fijarnos en cosas y podemos apreciar matices que los que son de ciencias no pueden. Y viceversa. Nosotros, por ejemplo, nos damos cuenta de que por mucho que vivamos en un mundo tecnológico, al final el ser humano ha cambiado más bien poco. Algo en lo que seguimos parecidos es en la búsqueda de la felicidad y el deseo de recompensa y descanso. Esos suelen ser los temas principales de los libros de autoayuda y en eso, en realidad, tampoco hemos cambiado nada. Hace ya unos años leí por casualidad un breve texto de ese tipo que me encantó. Lo reproduzco a continuación:

"Un agente americano de inversiones estaba en el muelle de un pueblo costero mexicano cuando llegó un botecito con un solo pescador.Dentro del bote había varios atunes de buen tamaño. El americano elogió al mexicano por la cantidad del pescado y le preguntó:

AM- ¿Cuánto tiempo has tardado en pescarlos?

MEX- Sólo un rato.

AM- ¿Por qué no permaneces más tiempo y sacas más pescado?

MEX- Porque tengo lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de mi familia.

AM- Pero.... ¿qué haces con el resto del tiempo?

MEX- Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, me echo una siesta con mi mujer, voy todas las noches al pueblo donde tomo unos vinos y toco la guitarra con mis amigos. Como ves tengo una vida divertida y ocupada.

AM- Soy un MBA de Harvard y podría ayudarte. Deja que te explique: deberías gastar más tiempo en la pesca, con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes, al final tendrías una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador, y abrir tu propia procesadora. Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este "pinche" de pueblo e irte a Ciudad de México, luego a Los Ángeles e incluso Nueva York, donde manejarías tu empresa en expansión.

MEX- Pero, ¿cuánto tiempo tarda todo eso?

AM- Eso te llevaría entre 15 y 20 años.

MEX- ¿Y luego?

El americano se rió y dijo que esa era la mejor parte. Cuando llegue la hora deberías anunciar un IPO (Oferta Inicial de Acciones) y vender las acciones de tu empresa al público. Te volverías rico, tendrás millones.

MEX- Millones... ¿y luego qué?

AM- Luego te puedes retirar. Te trasladas a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, echar una siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo a tomar vino y tocar la guitarra con tus amigos"

----------

La gente cree que el género de autoayuda es una disciplina nueva, pero está muy equivocada. Es tan antiguo como la literatura, y ya se pueden encontrar elementos de ese tipo desde el Poema de Gilgamesh. Sólo cambia el estilo. Si no, comparen el texto anterior con este otro sobre Pirro que leí hace un par de semanas. Está escrito entre finales del siglo I d.C. y principios del II:


"Vivía en aquella época un hombre de Tesalia llamado Cineas, hombre de bastante prudencia y juicio, que había sido discípulo de Demóstenes el orador, y que sólo entre los oradores de su tiempo representaba como en imagen a los que le oían la fuerza y vehemencia de éste. Estaba en compañía de Pirro, y enviado por él a las ciudades, confirmaba el dicho de Eurípides de que

"Todo lo vence la elocuencia
e iguala en fuerza al enemigo acero"

Así solía decir Pirro que más ciudades había adquirido por los discursos de Cineas que por sus armas, y siempre le honraba y se valía de él con preferencia entre los demás. Cineas, pues, como viese a Pirro acalorado con la idea de marchar a la Italia, en ocasión de hallarle desocupado, le movió esta conversación:

CINEAS:  “Dícese ¡oh Pirro! que los Romanos son guerreros e imperan a muchas naciones belicosas; por tanto, si Dios nos concediese sujetarlos, ¿qué fruto sacaríamos de esta victoria?”

PIRRO: “Preguntas ¡oh Cineas! una cosa bien manifiesta, porque, vencidos los Romanos, ya no nos quedaba allí ciudad ninguna, ni bárbara ni griega, que pueda oponérsenos, sino que inmediatamente seremos dueños de toda Italia, cuya extensión, fuerza y poder menos pueden ocultársete a ti que a ningún otro.” Detúvose un poco Cineas y luego continuó:

CINEAS:  “Bien, y, tomada la Italia ¡oh rey!, ¿qué haremos?” Y Pirro, que todavía no echaba de ver adónde iba a parar, siguió:

PIRRO: “Allí cerca -le dijo- nos alarga las manos la Sicilia, isla rica, muy poblada y fácil de tomar, porque todo en ella es sedición, anarquía de las ciudades e imprudencia de los demagogos desde que faltó Agátocles.”

CINEAS:  “Tiene bastante probabilidad lo que propones" -contestó Cineas-; ¿pero será ya el término de nuestra expedición tomar la Sicilia?”

PIRRO: “Dios nos dé vencer y triunfar" dijo Pirro, "que tendremos mucho adelantado para mayores empresas; porque ¿quién podría no pensar después en el África y en Cartago, que no ofrecería dificultad, pues que Agátocles, siendo un fugitivo de Siracusa y habiéndose dirigido a ella ocultamente con muy pocas naves, estuvo casi en nada el que la tomase? Y dueños de todo lo referido, ¿podría haber alguna duda en que nadie opondrá resistencia, de los enemigos que ahora nos insultan?”

CINEAS:  “Ninguna -replicó- sino que es muy claro que con facilidad se recobrará la Macedonia y se dará la ley a Grecia con semejantes fuerzas; pero después que todo nos esté, sujeto, ¿qué haremos?”

PIRRO: echándose a reír, dijo “Descansaremos largamente y pasando, la vida en continuos festines y en mutuos coloquios, nos holgaremos”.

Después que Cineas trajo a Pirro a este punto de la conversación, le dijo:

CINEAS:  “¿Pues quién nos estorba, si queremos, el que desde ahora gocemos de esos festines y coloquios, supuesto que tenemos sin afán esas mismas cosas a que habremos de llegar entre sangre y entre muchos y grandes trabajos y peligros, haciendo y padeciendo innumerables males?” Pero Cineas con este discurso más bien mortificó que corrigió a Pirro, pues aunque entró en cuenta del gran sosiego que gozaba, no fue dueño de renunciar a la esperanza de los proyectos y empresas a que estaba decidido.

--------------

Nada más leerlo relacioné ambos textos. Desconozco si el primero está inspirado en el segundo, pero seguro que después de 2.000 años no habrá demanda por plagio. Desde luego el mensaje es idéntico, aunque en el segundo caso de Cineas, se incluye un epílogo con moraleja: los necios no pueden aplicar los buenos consejos,  incluso cuando consiguen identificar dónde está la virtud. El texto clásico, al contrario que el moderno, no se queda en lo anecdótico, sino que busca extraer la lección final.

Alguno dirá que es absurdo leer libros viejos y desfasados, si tenemos otros mas modernos en los que se nos explica el tema de una forma mucho más breve y sencilla. Pero es como comparar un buen bistec de buey con una hamburguesa. La hamburguesa está picadita y no cuesta comerla, mientras que para el bistec hace falta tener una buena dentadura y buen estómago, además de tener que aprender a usar cuchillo y tenedor. Los dos están ricos, pero no son iguales. Y no hay nada más injusto que tratar con igual dignidad a cosas que son diferentes. En el caso de las dos historias, desde luego que la dignidad no es la misma: el bistec sería el texto de Cineas y Pirro, cuyo cheff fue Plutarco (Vida de Pirro 14), un clásico de la literatura universal que narró y comparó las vidas de los hombres más destacables de su época. La hamburguesa sería el texto del pescador y el empresario, una breve narración incluida en una obra que no se preocupa de mencionar ni siquiera el nombre de su autor y que se titula "Ocupado I. Lecturas breves para el WC" (Bilbao 2007). Creo que, como metáfora, no está mal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Humor romano

Pijus Magnificus, Incontinencia Summa y sus equivalentes romanos

Los romanos no eran tontos