Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Mi paseo favorito por Roma y las cuatro últimas horas de Eutyceto

Imagen
Artículo dedicado a mis alumnos de la Universidad de Mayores de la Universidad Rey Juan Carlos

Pablo Ozcáriz Gil
Universidad Rey Juan Carlos



El pasado mes de septiembre se cumplieron 25 años de excavaciones arqueológicas en el Monte Testaccio de Roma, en los que yo he participado en ocho campañas. Por las mañanas  toca trabajar en el monte de las ánforas, limpiando y seleccionando fragmentos de cerámica. Por las tardes, me encanta ir a pasear por Roma. Mi recorrido preferido comienza en el Lungotevere del Aventino hasta el teatro de Marcelo. Desde allí entro en el barrio judío, donde suelo comprar alguna bolsa de galletitas o pruebo alguna de las delicias de los puestos de comida Kosher. Al final del ghetto ebraico se llega a la Piazza Largo Argentina, y me suelo parar a ver los gatos y el lugar en el que fue asesinado Julio César. A continuación, sigo hasta el Panteón. Da igual las veces que lo visite, siempre, siempre, me emociona entrar en este majestuoso templo. Para mi, es el úni…

Cambio de periodicidad de los artículos

Estimados lectores:
Quisiera informaros de que desde este lunes los artículos pasarán a tener una periodicidad quincenal. Además, quisiera agradeceros vuestra fidelidad e interés por el blog, que ha llegado ya a las 3.333 visitas, con una media actual de más de 1.000 visitas al mes. 
Os mando un afectuoso saludo,
P.O.

El pelo en los retratos romanos: Nada es porque sí.

Imagen
Pablo Ozcáriz Gil Universidad Rey Juan Carlos
Las esculturas de personajes romanos importantes adquieren más sentido si las confrontamos con las descripciones que de esas personas hacen las fuentes literarias. Algo tan aparentemente irrelevante como es el pelo, puede esconder desde proyectos políticos hasta personalidades acomplejadas o características físicas familiares. Para la lectura de este artículo se recomienda comparar el texto con las imágenes.
Cuando yo estaba en 5º de EGB, una compañera de clase respondió a una pregunta de un examen de forma afirmativa. A continuación, había que contestar "¿por qué?" a lo que ella contestó: "Pues porque sí". Todavía me acuerdo de la risa que provocó en toda la clase cuando lo leyó en alto. En la política y en la representación pública romana, generalmente nada es porque sí. Todo tiene un sentido, una razón que explica la elección de cada motivo, cada detalle de las estatuas, relieves o monedas. Si alguien quiere aprender…

Aviso a los lectores del blog

Este próximo lunes no aparecerá publicado el artículo habitual,  debido a las vacaciones de Semana Santa. ¡Un saludo y felices vacaciones!